La comida criolla que le gustaba a Camilo Sesto

Camilo Sesto se presentó en seis oportunidades en país. El empresario César Suárez lo trajo, por primera vez, en el 1975. Luego cantó en los años 1976, 1977 y 1978.

En 1983 regresó de nuevo, también bajo la producción de Suárez, y es en esta oportunidad es que conoce a Maridalia Hernández, con quien interpreta “Corazón encadenado”, éxito que grabó de Lani Hall. “A él le encantó tanto la voz de Maridalia que se la llevó de gira y cantó con ella en Bellas Artes de Puerto Rico”, recordó Suárez.

Luego se anunció para el mes de abril de 1984 junto a la dominicana Ángela Carrasco, presentación que fue suspendida por la poblada que se efectuó en ese entonces.

Suárez recuerda que para el 1986 también anunció otra presentación en el país del artista español, que también fue suspendida por Camilo debido a un problema que se presentó con su hijo Camilo Michael. Su última actuación en el país fue en 1994, junto a otros artistas, la que no dejó a sus fanáticas con muchas ganas de volver a verlo.

“Camilo fue un artista muy profesional. Siempre estuvo a tiempo con todas sus cosas, era muy detallista y cuidaba que todo estuviera bien.

Muy reservado y tranquilo. Cuando venía no salía de la habitación del hotel, a menos que no fuera para su trabajo, pero eso sí, era loco con un sancocho con aguacate. Le encantaba la comida dominicana”.