Aníbel González no fue la primera: Miguelina Martínez fue varias veces a la fiscalía y su expareja también la mató

Al parecer el sistema de justicia le ha fallado a muchas mujeres en nuestro país ya que a pesar de que muchas de ellas han puesto las denuncias en contra de sus agresores, las autoridades no actúan como es debido, ya que la gran mayoría terminan muertas.

El caso de la joven abogada Anibel González Ureña, quien fue asesinada por su exesposo Yamil Fernández, el pasado sábado a sólo 3 días de haber sido déjalo en libertad luego de que durara alrededor de 1 años y 5 meses preso por haber intentado matar a Ureña en el 2017.

A pesar de las denuncias y de los avisos que hubo por parte de la joven abogada a las autoridades, como quiera lo dejaron salir de la cárcel.

Este caso no es el único al que las autoridades le han fallado. Recordamos un caso muy sonado en el 2012 cuando una mujer de nombre Miguelina Altagracia Martínez Morel , a través de un video denunció que había recibido violencia física de exesposo, Jonathan Minaya Torres, pero las autoridades no le ponían mucho asunto hasta que fue tarde.

“Parece que tú tienes que venir con una puñalada, tienen que traerte en una caja de muerto para que puedan actuar, parece que como no hay agresión física, simplemente me amenazó y me fui por temor a mi vida entonces aquí no hicieron nada. Él ahora me amenazó, yo tengo miedo de que él me mate, yo no estoy haciendo nada, lo mío solo es trabajar”,  dijo Morel días de morir asesinada por su exesposo.

“Las autoridades están flojas, son 15 días que estoy en esto, será que están esperando que él me mate, para ellos poder actuar. Eso  debería ser que inmediatamente yo llegué a Protección de la Mujer, busquen una orden de conducencia y a la persona se le cite, pero ellos no han hecho nada”, se quejó con amargura y preocupación la joven.

Morel era estilista y narraba como tuvo que dejar a sus hijos porque tuvo que mudarse por miedo a su expareja, sin embargo, todo esto fue en vano.

Luego que Minaya acaba con la vida de la Morel las personas de la comunidad llenados de indignación intentaron lincharlo.