Anibel González soñaba con hacer dos casas: una para su madre y otra para sus hijas

San Pedro Macorís.- La joven abogada Anibel González, que fue asesinada por su expareja Yasmil Oscar Fernández, tenía muchos sueños por cumplir y le fueron arrebatados el día que este desalmado le quitó la vida.

Anibe, es calificada como una persona alegre y carismática, por todo el que dice que compartió con ella, además de ser talentosa y una buena persona.

 “Anibel González Ureña era lo máximo, talentosa, nunca salía sin mí, tanto así que me sacó visa para que pudiera viajar con ella por el mundo”, manifestó su hermana Rosanny González Ureña.

A Anibel le gustaba salir, andar, compartir y cantar, porque cantaba lindo”, rememoró Rosanny. “Se grababa en el carro cantando e iba a los karaoke, donde daba demostración de buen cantar”, dijo.

Entre los sueños que tenía Anibel era hacer dos casas una a su hija y otra a su madre.

La mujer de esta joven a manos de su expareja ha generado un gran malestar en la sociedad, por la manera en que las autoridades manejaron el caso, ya que Fernández en el 2017 intentó matar a Anibel de varias puñaladas, le dieron 5 años de prisión. Sin embargo, debido a un acuerdo que hizo con el Ministerio Público, lo dejaron en libertad.

Su hermana Rosanny, dice que Anibel no firmó el acuerdo que es calificado como “Acuerdo Asesino”, hecho con una fiscal de la Unidad de Violencia y Género en San Pedro de Macorís, para lacual pide que sea sancionada duramente porque permitió que mataran a su hermana.

La familia esperaba que Fernández durara un periodo de 20 años en la cárcel y Anibel se fuera con sus hijas a Estados Unidos a vivir, pero nada resultó así.

“Yo le dije que no se casara con esa bestia desde un principio, pero ella nunca me hizo caso, porque él la maltrataba, le dabas golpes y la humillaba”.

Virgen Mercedes Ureña, madre de la víctima dice que su hija era demasiado buena.

“Era lo mejor, como hija, como hermana, como amiga, soñaba poner a sus hijas bien y a mí también. Luchó hasta el final, la muchachita era la más luchadora que yo conocí, era incansable”. Asegura.

Anibel dejó en la orfandad a 3 niñas, Shanny, de 12 años; Kamil de 9 y Anny Emil, de apenas tres años.

Yasmil le dio varios disparos a Anibel y luego se suicidó. Ella duro varias horas viva después de los disparos, pero lamentablemente murió en el hospital.