Un selfie lo salvó por poco de ir a prisión por una falsa acusación de abuso sexual

Un hombre se salvó de ir a la cárcel gracias a una selfie ya que estaba siendo acusado de ser parte de un grupo de 12 hombres israelíes que violaron a una mujer británica.

Se trata de Yona Golub, quien se salvó de quedarse encerrado en una cárcel en Chipre, luego de que la mujer víctima de violación dijera a la policía que había sido atacada y el joven de 18 años era parte de eso.

Una fotografía que tomó su novia junto a él justamente al momento en que la mujer dijo que la habían atacado sexualmente.

Siendo la fotografía una única prueba que lo desligaba de la acusación.

El joven se encontraba en su cama en el hotel donde se hospedaba, cuando la policía llegó abruptamente y le dijeron que estaba bajo arresto por sospecha de violación, según cuenta.

“Me obligaron a vestirme, me esposaron y me llevaron a la estación. Estaba muy confundido. No tenía idea de lo que estaba pasando. Mi novia estaba aterrorizada”.

“Estaba con mi novia israelí en ese momento, pero la policía todavía me conectaba con eso. Cuando vinieron a arrestar a mis amigos, pensaron que yo también estaba con esta mujer. Fue todo mentira. No tuvo nada que ver conmigo”.

Las cosas para la joven que dijo ser violada se le voltearon ya que ahora enfrenta un año de cárcel y una multa de mil euros al ser acusada de haber inventado toda la trama.