INCREIBLE: Estas son las muertas que carga el cirujano plástico Dr. Héctor Cabral

La lista de muertes asociadas al cirujano plástico Dr. Héctor Cabral viene desde el año 2013, acompañada de demandas, arresto en Nueva York por ejercer sin licencia, mala práctica y usar un apartamento de quirófano.

A continuación empezamos con la lista:

Mayo 2019: La comunicadora Yatnna Rivera asegura que la muerte de su madre en el Centro Internacional de Cirugías Plásticas Avanzadas (CIPLA) ubicado en la calle Pedro Henríquez Ureña próximo a la Alma Mater, se debió a negligencia del medico a cargo, el doctor Héctor Cabral.

Agosto 2013, Erika Hernández: dominicana, de 31 años de edad, murió luego de someterse a una cirugía plástica en manos del doctor Héctor Cabral Guerrero. Hernández se hizo con él la cirugía estética que incluyó abdomen, liposucción, lipoescultura e implantes de glúteos. La cirugía duró siete horas, pero la dosis de anestesia no se correspondió con el tiempo adecuado y la mujer, se despertó gritando y quejándose de los fuertes dolores. El relato lo hizo al NY Post, Jennifer Torres, quien acompañó a Hernández. Dijo que su amiga dejó a siete hijos en edades de 15 años a 7 meses. “Ella salió llorando de la sala de ese cirujano y decía que le dolía mucho la pierna derecha le dolía demasiado. Estuvo como 17 días con el insoportable dolor, además de que la agarró una fiebre muy alta que no bajaba con nada”, narró Torres. Hernández tuvo que internarse en una clínica de Santiago de los Caballeros, donde murió el 29 de agosto. Adela Ventura, la madre de la víctima, calificó como “pura negligencia” la muerte de su hija.

Julio 2014, Rachene Hutchinson: Norteamericana, madre, de 38 años, murió en Santo Domingo tres días después de  una operación en el Centro Cosmético Internacional, propiedad de Cabral, donde fue sometida a una liposucción abdominal.

Agosto 2017, Mariela Martínez: La joven falleció luego que se practicara una cirugía estética realizada por el cirujano plástico Héctor Cabral en la clínica del doctor Edgar Contreras. La víctima de este procedimiento falleció luego de sufrir dos infartos causados por un edema pulmonar.

Junio 2018, Katherine Jacqueline Pérez Minaya: Dominicana de 24 años que residiía en Estados Unidos. Viajó al país sin avisar a sus familiares para ser operada el martes 12 de junio del 2018 en el Centro Internacional de Cirugía Plástica Avanzada (CIPLA). Una vez en esa clínica  a la joven de 24 años le realizarían 4 procedimientos estéticos, pero de acuerdo al informe médico, sufrió un paro cardíaco durante el procedimiento del que estaba a cargo del doctor Héctor Cabral.

Demandas

En el 2010 lo demandó Lissette Mejía, debido a las lesiones que sufrió luego de someterse a una liposucción. Esta demanda lo llevó ser arrestado, procesado y sentenciado en Nueva York, donde le dieron libertad bajo fianza, indemnizar 7 víctimas con $23,000 dólares. pago de 5,000 dólares de multa, 3 años sin poder entrar a Estados Unidos y 250 horas de servicio comunitario. La familia de la fallecida Rachene Hutchinson lo demandó en el 2014. Varias pacientes que lo acusaban de desfigurarles el cuerpo también lo demandaron.

El lado oscuro del Centro Internacional de Cirugía Plástica Avanzada (CIPLA)

En más de una ocasión, el Centro Internacional de Cirugía Plástica Avanzada, se mantuvo en la mirilla de las autoridades sanitarias. En 2013 fallecieron tres mujeres, en 2015 fue cerrada tras el fallecimiento de otra mujer, en 2016 fallece otra mujer, en 2017 se reportó una muerte más, el 14 de junio de 2018 se reportó otra muerte más y ahora se repite la historia, muere otra el 9 de mayo del 2019.

El Ministerio de Salud en julio del 2017 el cierre temporal del centro tras concluir una investigación a raíz de que el 19 de junio pasado Estados Unidos le informara formalmente la detección de nueve (9) casos de infección por microbacterias no tuberculosas, de crecimiento rápido en mujeres residentes en territorio estadounidense tras someterse a cirugías estéticas en el centro.  Los factores que facilitan las infecciones en dicho centro son, condiciones ambientales y prácticas riesgosas, especialmente en las salas de cirugías; fallas en el proceso de esterilización de instrumentos, riesgo de contaminación de productos y materiales empleados en las cirugías.

El Ministerio de Salud decidió el cierre temporal del CIPLA, pues pese a que contaba con habilitación legal, el centro quirúrgico no aplicaba las medidas de bioseguridad establecidas en los protocolos vigentes. Además, la oferta de servicios desborda su propia capacidad, factores que por sí solos y/o combinados representan un alto riesgo para la salud de los pacientes.