Dominicana pasa de la extrema pobreza a ser una de las modelos más importantes del mundo

Hasta hace poco, Lineysi Montero era una niña común y corriente del sector en el Palmar de Herrera, hasta que el destino le hizo una buena jugada y de repente estaba en Milán, debutando como la primera modelo de color con el cabello natural (afro), en modelar para Prada, la casa italiana más importante del mundo.

Y desde entonces Lineysi protagoniza una carrera meteórica en el mundo del modelaje al punto de ser bautizada como la reina de las pasarelas, título que ganó gracias a que en el circuito “prêt-á-porter” del año pasado caminó para 68 diseñadores.

Detrás de cada persona exitosa siempre hay una historia detrás, el caso de la modelo dominicana Lineysi Montero no es la excepción a la regla. 

Lineysi, quién es conocida como la “Reina de las Pasarelas”, salió desde la extrema pobreza en Herrera para convertirse en la modelo favorita de marcas como Dolce & Gabbana, Valentino, entre otras. 

Univision, a través del programa Despierta Americana, quiso que el mundo conociera la historia de superación de Montero y llegaron hasta Herrera para conversar con la madre de la modelo. 

Ebercida Feliz, nombre de la madre, dijo que nunca se imaginó que su hija se convirtiera en una modelo y sobre todo a ese nivel.

Cuenta que en un parque un casa talento se le acercó a su hija y le dijo que tenía rasgos de modelo. 

Ese hombre era Sandro Guzmán, quien se ha encargado de hacer todo un movimiento de modelos dominicanas.

Un día llamó a Ebercida para que llevará a su hija con unos tacos a un casting.

La gran modelo no tenía tacos y su madre tuvo que coger un dinero prestado, que usualmente era para pagar su universidad, y lo utilizó para comprar los zapatos. 

En el casting la aceptaron, se la llevaron a Paris y luego a Milán, allí modelo por primera vez para la marca Praga.