Sacerdote en una cuereria: “Peco y luego me confieso”

Una persona, la cual se mantuvo en total anonimato, denunció las andanzas de un sacerdote italiano que estaba entregado a todo lo malo. 

Un programa de Italia llamado “La Gabbia” se hizo eco de la denuncia y publicó imágenes del parracó entrando a centros de diversiones para pasar el rato con mujeres de la vida alegre.

Según la información que se obtuvo, gastaba una considerable cantidad de dinero cada noche.

Un periodista, identificado como Silvio Schembri, que labora para el programa mencionado anteriormente logró entrar donde se encontraba el sacerdote con una cámara oculta.

El padre habló con Silvio y le contó que cuando entra a un privado con las féminas de el centro termina en felación. Confesó además que visita páginas de internet para mayores y ha estado con 5 mujeres al mismo tiempo. 

“Nadie se mete conmigo porque aquí te encuentras con gente casada y prometida. Si vienen a decirme algo, les digo que los conozco y que se lo voy a decir a su mujer. Yo luego me confieso”, le dijo el religioso al periodista.